30 December 2010

Vapuleado en Rabinal

Hace algunos minutos Emisoras Unidas reportó a una persona vapuleada en Rabinal, Baja Verapaz. La víctima fue acusada como extorsionador.

Por pura coincidencia, el caso de antecedente histórico que subí ayer ocurrió en Rabinal: era una sublevación o levantamiento indígena en 1768 contra los abusos de las autoridades coloniales.

29 December 2010

REBELIONES INDÍGENAS EN GUATEMALA (*)

por Daniel Contreras

A medida que se estudia con más detenimiento la vida colonial americana, crece el interés por conocer la verdadera situación social del indígena durante aquel largo período de nuestra historia. Pero no es ya un interés del indio y de lo indio como pieza arqueológica o curiosidad etnológica, sino del indio-pueblo, ese elemento vital y hasta hoy casi olvidado de nuestra estructura nacional más genuina.

Se abandona fácilmente la cómoda postura de juzgarlo como raza vencida para entenderlo, con Sánchez, como el pueblo sojuzgado, pero no resignado; vencido, pero no convencido.

Porque el indio fue siempre una expresión de rebeldía y de inconformidad latente. Que la Colonia no logró matar su virilidad, es un hecho que se hace en sus motines y rebeliones; esas rebeliones como las ocurridas en la Nueva España que nos describe Casarrubias en el presente volumen de la Biblioteca 20 de Octubre.

Pero hay que advertir, para ser justos, que el mismo sistema colonial hizo propicio la supervivencia de esta rebeldía. El indio no era un siervo, es verdad; pero su misma servidumbre estuvo atenuada por muchas cédulas y ordenanzas que pugnaban por protegerlo de la codicia del colono. Los conglomerados indígenas obtuvieron cierta autonomía política a través de sus gobiernos municipales, cofradías y parcialidades. El indio logró así salvar de los tres siglos de coloniaje, pese a la mita, al repartimiento, al mandamiento, a los tributos y a la tutela oficial, no ya sólo su virilidad sino también una enorme cantidad de contenidos culturales autóctonos: no desapareció de la escena nacional ni como pueblo ni como cultura.

A las rebeliones indígenas estudiadas por Casarrubias en el presente volumen agregaremos, por nuestra parte, algunas de las ocurridas en la Capitanía General de Guatemala, que también aquí, como no era menos de esperarse, el indio dió muestras de su espíritu inquieto: entre los innumerables documentos del Archivo Nacional hay muchas quejas y procesos contra los indios y numerosas quejas de los propios naturales contra sus curas, alcaldes, corregidores y hasta contra los justicias de su misma raza.

Pero no siempre fueron pacíficas las protestas de los naturales. Algunas veces se alzaron realmente en armas poniendo en apuros al gobierno colonial, pues si bien el indio carecía de armas, tenía a su favor el número y la desesperación.

Ximénez se refiere a un motín ocurrido en Rabinal, Verapaz, hacia 1768, en contra el Alcalde del pueblo, un tal Gaspar Pérez, indio, a quien sostenía en su puesto el Alcalde Mayor de la Provincia en contra los deseos de la población indígena que se desesperaba por las injusticias y arbitrariedades de Pérez. «Viendo los indios, —dice Ximénez— que no tenían recurso en su Alcalde Mayor ocurrieron a la Real Audiencia, quejándose sólo del indio, sin tomar en boca al Alcalde Mayor guardándole ese respeto, aunque él era la causa total de aquellos agravios, y viendo la Real Audiencia la justificación del pedimento de los indios, dio su Provisión Real para el Alcalde Mayor mandándole que le quitase la vara. Hízosele muy duro el ejecutarlo porque le había hecho mucha hacienda el indio con sus tiranías y no quiso mostrarse desagradecido a quien le ayudaba a ir al infierno, y también mirando que ya acababa su oficio y que su sucesor D. Pedro de Godoy, que le había de tomar residencia, se sentiría de que le quitase a aquel indio de quien también se quería valer como habían hecho otros para sus granjerías, no lo quiso ejecutar sino que entretuvo a los indios con decirles que ya acababa y que su sucesor lo ejecutaría.» Pero el nuevo Alcalde Mayor, no quiso destituir a Pérez. Los indios entonces, aprovechando que Godoy estaba en Rabinal, exasperados «porque no dejaban de alcanzar que ocurrir otra vez a la Audiencia era cansarse, gastarse y pleito largo como siempre les sucede, ocurrieron a la fuerza y ciegos de cólera ocurrió todo el pueblo a las casas Reales con ánimo de matar a uno y otro Alcalde Mayor que se hallaban juntos en ellas y pegar fuego.» Varios españoles que se encontraban en el pueblo corrieron a defender con sus armas a Godoy. Los indios pagaron con la cárcel y el destierro su rebeldía.

(*) Introducción sobre las Rebeliones Indígenas en Guatemala (pp. 7-10) en "Rebeliones indígenas en la Nueva España" de Vicente Casarrubias. Vol. 18 Ed. Ministerio de Educación Pública. Biblioteca de Cultura Popular 20 de Octubre (1951). Guatemala, C.A.

23 December 2010

Rebeliones indígenas en la Nueva España (i)

El indio no fue jamás un resignado: fue un sojuzgado. Nunca un convencido: apenas un vencido. Soportó mientras no pudo hacer otra cosa, excepto ahí donde el desamparo y el rigor acabaron por segar toda fuente de virilidad y de energía. Dice bien un comentador de aquella gesta: "Cuando la paciencia de los indios se acabe, lo mismo volverán ellos su desesperación contra el rey que contra el cura. El levantamiento de los indios no será contra las personas, sino contra el sistema". Luis Alberto Sánchez. El pueblo en la Revolución americana. Editorial Americalee, 1942.

17 December 2010

No tolerar los linchamientos

Editorial de Siglo XXI
17 dic 2010

Ahora que se sabe sobre una orden de captura contra un alcalde, a quien se liga con un caso de linchamiento en una población de Quiché, es oportuno reiterar que este tipo de hechos criminales no debe ser tolerado en ninguna circunstancia, y menos cuando se ven inmiscuidas autoridades legítimamente electas.

Guatemala es ahora un caso especial a nivel internacional por la cantidad de personas que cada año mueren en manos de turbas enardecidas que, si bien desesperadas por los altos niveles de violencia y de impunidad reinantes, deciden tomar la justicia por cuenta propia. Es así como, sin dudarlo y sin obviamente verificar las acusaciones que pesan sobre sus víctimas, las agreden hasta la muerte.

Uno de esos tantos hechos delincuenciales es el que ahora involucra, con una orden de captura vigente, al alcalde de San Juan Cotzal, Quiché, José Pérez Chen. El jefe edil, junto a cientos de vecinos, habría tenido participación en el linchamiento del agente de la Policía Nacional Civil Pedro Rodríguez Toma, un hecho ocurrido en noviembre de 2009.

Junto a la orden de captura de Pérez, también las instancias legales han emitido otras 28 contra pobladores.

Aunque la versión en el lugar indica que el agente policial fallecido atacó con su arma de fuego a una autoridad del municipio (luego de que un hijo del linchado fuera reprendido por presuntamente pertenecer a una mara), ahora también se cree que el agente Pérez podría haber salido en defensa de su hijo, pues éste era sometido a vejámenes.

De una o de otra forma que los hechos se hayan producido, nada justificaba que los vecinos terminaran con la vida de una persona. Y especialmente grave es que también trascienda la participación del alcalde en una barbarie como la cometida.

Si un ingrediente adicional hacía falta en esta historia de abusos de autoridad, también surgen versiones acerca de que podría obstaculizarse la persecución legal por un grupo de ex Patrulleros de Autodefensa Civil que protege al alcalde Pérez Chen.

Ya estos personajes, revividos maquiavélicamente durante la administración del gobierno del Frente Republicano Guatemalteco, aparecieron en días recientes bloqueando carreteras como parte de sus exigencias para que el Gobierno les pague recursos totalmente injustificados. Tal es su nivel de poder, y el de nuestros gobiernos para ceder a los chantajes, que el martes empezarán a recibir el dinero.

Así que las fuerzas de seguridad y las entidades llamadas a aplicar la justicia tienen en sus manos un caso importante que bien puede sentar precedentes en la lucha contra la impunidad.

09 December 2010

Asesinato y linchamiento relacionados en Huehuetenango

Después del "secuestro y posterior asesinato de Emilia Quan, una socióloga que hacía una investigación en Huehuetenango para el Centro de Estudios y Documentación de la Frontera Occidental de Guatemala (CEDFOG), perpetrado en un paraje de Todos Santos Cuchumatán." ... "la población se organizó para atrapar a los supuestos responsables; ... a quienes lincharon."

Leer más en Prensa Libre (9 dic 10)

En elPeriódico aparece así:

"[...] una turba enfurecida de unos 2 mil 500 pobladores les cerró el paso, los obligó a entregar al detenido y lo linchó. Tres horas más tarde, los enardecidos pobladores, armados con machetes y palos llegaron a la subestación de Barillas, donde Rivas se encontraba detenido, lo sacaron y lo lincharon."

Al respecto: "El Sistema de las Naciones Unidas lamenta que en este contexto, dos personas sindicadas del secuestro de Emilia Quan hayan sido asesinadas en el marco de un linchamiento. Este hecho, además de contravenir a los principios de derechos humanos y constituir un delito que debe investigarse, entorpece la efectividad de las investigaciones con relación a la muerte de Emilia Quan."

Fuente: Comunicado del SNU en Guatemala, 8 dic 2010.

Nota: entre las publicaciones del CEDFOG se encuentra "Los linchamientos: Violencia colectiva y pos conflicto en Huehuetenango, 2001." (con apoyo de la Pastoral Social de Huehuetenango, autores: Paul Kobrak y Marta Gutiérrez).

08 December 2010

GAM: Informe noviembre 2010

por Grupo de Apoyo Mutuo *

Linchamientos:

Los linchamientos son producto de la falta de controles y reflejo de una población desesperada, sin embargo hay otros factores que inciden en este tipo de actos delictivos, aprovechándose los delincuentes de esta práctica tan antigua. El 2010 ha reportado un ascenso en relación al año anterior del 2%.

Al mes de noviembre la cantidad de casos de linchamientos asciende a 195 de los cuales 158 son linchados heridos y 37 muertos. Estos actos han ido evolucionando desde el 2008 a la fecha, produciéndose estos ahora hasta en zonas urbanas, algo que no ocurrió en años anteriores, cuestión que agrava aún más la situación de violencia en el país.

Es notoria el poco respeto que se han ganado las autoridades –específicamente la PNC, quienes son los principales actores para proponer el orden- al permitir e incluso participar en algunas ocasiones en estos actos arbitrarios, contrario a poner el orden.


* Resumen ejecutivo del informe sobre situación de derechos humanos en Guatemala y hechos de violencia de enero a noviembre de 2010, pp. 10-11.

04 December 2010

Vivir entre linchamientos

"Los linchamientos suelen ser sorpresivos.
Como los ataques de ira o de epilepsia
o de pánico. O como algún atentado
explosivo. Claro que a diferencia de aquellos
grandes golpes, planificados por meses
con mente fría y precisión quirúrgica,
estos ataques son a gritos, a patadas, a
pedradas, con golpes bajos, con puñaladas
por la espalda, torpes y espontáneos.

[...]

Los linchamientos no avisan que vienen.
Son como las fracturas de los futbolistas.
Son como un herpes, que de pronto esta
ahí, que no sabes cómo vino pero te quema
debajo del labio. Guatemala es como
una boca llena de herpes."

Juan Pablo Meneses, Hotel España (Editorial Norma).
Art. "Vivir entre linchamientos," en Magacín de Siglo 21 (14 nov. 10), p. 9.

26 November 2010

Vapuleados en San Marcos

Los vecinos del mercado de San Pedro Sacatepéquez, en San Marcos, vapulearon a dos hombres que habían ingresado a un local comercial en horas de la noche.

Según el relato de los comerciantes, se escuchó la presencia de las dos personas que habían ingresado para robar a una joyería, por lo que los propietarios del negocio alertaron a los demás vendedores para bloquear las posibles salidas del local.

Ambos fueron golpeados por los inquilinos del mercado, quienes aseguran estar organizados para evitar que la delincuencia se propague en el lugar.

Los dos hombres heridos fueron trasladados al hospital nacional de esa ciudad bajo la vigilancia de las autoridades.

Fuente: Emisoras Unidas

22 November 2010

Ante la imposibilidad de linchar a unos sujetos

Turba quema autopatrulla en Jutiapa

POR PRENSA LIBRE.COM

Jutiapa

Vecinos de la aldea Palos Abrazados, Moyuta, Jutiapa, destruyeron la noche del domingo una autopatrulla de la Policía Nacional Civil (PNC) ante la imposibilidad de linchar a unos sujetos. Manolo Estuardo Martínez, Saúl Fernando Herrera y César Carpio Jimenez viajaban ebrios en la carretera de esa aldea en un picop y chocaron contra una motocicleta en la que se conducían tres hombres.

A causa del accidente murió Hugo Álvarez Zúñiga y resultaron heridos Eliseo Pérez Cano y Carlos Méndez, quienes quedaron hospitalizados.

La PNC concurrió al lugar y detuvo a los cuatro ocupantes del picop, pero la noticia ya había corrido por la aldea y unos 200 vecinos llegaron con el arrojo de vapulear a los individuos.

Al sentirse copadas, las fuerzas de seguridad pidieron refuerzos, que llevaron en su auxilio y trasladaron a los detenidos, pero eso solo caldeó más la furia de la turba y prendió fuego a la unidad policial JUT 71.

Los policías que ocupaban esa patrulla optaron por huir para ponerse a salvo.

24 October 2010

Limpieza social según Castresana

"... los acuciantes problemas del país, azotado por lo que se conoce como limpieza social: la manera brutal y despiadada de eliminar a prostitutas, toxicómanos, niños de calle, jóvenes miembros de las maras...

'Hubo un repunte entre 2004 y 2005 muy importante. Pero esto se producía y se sigue produciendo. Donde el sistema de justicia no funciona, la tentación es tomarse la justicia por propia mano. Y hay un sector muy importante de la sociedad guatemalteca que todavía hoy bendice esa clase de acciones y dice: como el delincuente va a ser absuelto, mejor matémosle y así nos ahorramos el juicio y nos aseguramos de que no vuelve a hacer daño. Así se elimina a personas consideradas dispensables en ese contexto aberrante'.

Esa especie de escuadrones de la muerte han existido durante todos los Gobiernos desde la firma de los acuerdos de paz... y los sigue habiendo con el actual presidente, Colom, según Castresana."

Entrevista en El País

20 October 2010

Guatemala Extreme Makeover, PNC Edition

Por Carlos A. Mendoza, CABI

Teóricamente, he planteado que muchos de nuestros rezagos sociales e institucionales se deben a que no hemos logrado superar el famoso problema de la acción colectiva. Si lo resolviésemos, todos alcanzaríamos un mayor nivel de bienestar. El problema consiste en que la participación de todos es necesaria –o al menos, el de una masa crítica; pero eso implica incurrir en costos individuales. Así que todos esperamos que alguien más los asuma y nos hacemos los locos para no tomar nuestra parte de responsabilidad como ciudadanos, es decir, como miembros de una comunidad ante la cual tenemos obligaciones y no sólo derechos. Al final, nadie hace algo para que el bien público sea provisto.

Dado que tenemos un Estado muy débil, que no está funcionando como punto de referencia para facilitar esa acción colectiva. Debemos buscar otros puntos focales que generen una identidad común y nos motiven a participar, organizarnos y contribuir. Una idea que se me ocurre es “tomar por asalto” las estaciones de la Policía Nacional Civil –PNC. ¡Pero no se asusten! No me refiero a una toma como la de la Bastilla, para luego derrocar al viejo régimen. Tampoco estoy pensando en destruirlas, como ha ocurrido en varios municipios del país, para castigar a quienes no cumplen con su deber de perseguir a los delincuentes y criminales. Por el contrario. Estoy pensando en un programa de la cadena de televisión ABC de los Estados Unidos: Extreme Makeover Home Edition.

ABC transmite todos los domingos un programa en el cual se destruye una casa vieja y averiada, y se construye una nueva con todas las comodidades deseadas. Los beneficiarios son siempre personas seleccionadas por la calidad del servicio que prestan a su comunidad. Son héroes y heroínas que día a día entregan lo mejor de sí mismos, pero que no tienen las condiciones básicas para vivir con su familia, ni los medios adecuados para servir a los otros de mejor manera. Es un reality show muy emotivo, en el cual se involucran grandes empresas nacionales, constructores locales, la comunidad entera y a algún famoso que acude como voluntario.

Este programa ha venido a mi mente porque en Guatemala necesitamos rescatar lo mejor de nuestras instituciones y de nosotros mismos. Urge identificar a los héroes y heroínas de lo cotidiano, premiarlos y presentarlos como modelos a seguir. Nosotros lo podríamos denominar: “Guatemala Extreme Makeover, PNC Edition.”

PNC ExtremeMakeover

Sería un programa de televisión que, idealmente, debería ser (re)transmitido semanalmente por las estaciones de televisión abierta y demás canales nacionales de cable TV. Su dirección y producción se le podría encargar a los nuevos talentos que han surgido en la industria cinematográfica, o bien a personas con mayor experiencia en el medio, como Ana Carlos. El financiamiento debería provenir del sector privado, local, nacional e internacional, y también debería contar con la decidida participación de los ciudadanos, especialmente los vecinos y las empresas que requieren de los servicios de la PNC en determinada zona o municipio. Por supuesto, debe contar con el visto bueno del Ministerio de Gobernación y la cooperación de la Dirección General de la Policía Nacional Civil.

Siguiendo la rutina del programa, primero hay que identificar a los beneficiarios. Bien podríamos empezar por los municipios más afectados por la violencia: Guatemala, Mixco y Villa Nueva. Hay que elegir unas seis comisarías que se constituirían en el plan piloto para la primera temporada del programa en el aire. Después hay que hacer el diagnóstico de las necesidades materiales de cada sede policial: infraestructura básica, telecomunicaciones, tecnología de vigilancia y respuesta inmediata, y también detalles de comodidad que devuelvan a los policías el estatus y dignidad que les corresponde dentro de la sociedad, como agentes representantes del Estado que deben velar por el orden y la seguridad de sus conciudadanos. Por supuesto, hay que conseguir los recursos para hacerlo realidad: algunas empresas darán dinero en efectivo para cubrir el costo de la producción, mientras que otras contribuirán en especie para equipar a la Policía.

Sin embargo, el aspecto más importante de todo este esfuerzo es el involucramiento de la comunidad. Los vecinos deben participar directamente en las etapas anteriores. Especialmente, deben acercarse y conocer a los agentes de la Policía para premiar a los que han mostrado un alto nivel de compromiso y desempeño en el cumplimiento del deber. Y, por otro lado, depurar a quienes sean identificados como un problema para la comunidad y para la institución misma. Habría que resaltar las historias de heroísmo, de aquellos que han perdido su vida por proteger al ciudadano y de quienes la han arriesgado con mejor suerte. De esta forma, también se establecería un vínculo directo entre la comunidad y sus servidores públicos. Lo cual facilitaría, entre otras cosas, el flujo de información necesaria para la inteligencia de combate al crimen organizado. Además, los policías tendrían un mayor compromiso con su vecindario o municipio. Se sentirían parte de la comunidad y sabrían que le deben rendir cuentas.

Un programa televisivo de esta naturaleza no sólo tendría un gran impacto educativo en la población, sino que también generaría una dinámica de participación a nivel local. El poder de la imagen y la palabra transforma mentalidades y genera fuertes identidades colectivas, cuya energía se puede canalizar positivamente. El objetivo sería generar un sentimiento de cohesión nacional similar a cuando gana la Selección de fútbol, o cuando un joven artista sobresale en un concurso internacional. Incluso, generar un sentimiento de responsabilidad para con el otro, al que consideramos hermano aunque no lo conocemos, como cuando somos golpeados por un desastre natural. De hecho, el programa serviría para hacernos comprender que nos enfrentamos a un desastre institucional, y tomar conciencia de su gravedad, pues aunque todos los días oímos, vemos y leemos sobre la violencia, no la reconocemos como problema hasta que toca las puertas de nuestra casa.

La metáfora de “cambio extremo” que utiliza el programa estadounidense es por la necesidad de destruir para construir algo nuevo y mejor. La misma me resulta un tanto radical, porque a nivel institucional lo que necesitamos es reconstruir y fortalecer. No podemos darnos el lujo de empezar de cero. Pero, ciertamente, nuestra situación requiere de medidas extraordinarias. Y ese radicalismo podríamos encontrarlo, no en más violencia y destrucción, sino en más creatividad, porque debemos ver los problemas desde otra perspectiva para encontrarles solución.

Desconozco si algo así se ha intentado en otros países o ciudades del mundo. Por ello, es indispensable evaluar con cuidado la experiencia con indicadores cuantitativos y cualitativos, antes y después de la intervención. Finalmente, habría que reflexionar sobre los efectos no deseados que tengan alguna probabilidad de surgir como consecuencia de la intervención.

Si ha leído hasta aquí es porque la idea le parece interesante. Si, además, le ve potencial a la misma, por favor compártala con otros y discútala –critíquela y mejórela, pues primero tenemos que generar la masa crítica suficiente para que alguien la haga suya y la implemente. En Guatemala tenemos mucha gente creativa, trabajadora y con sentido de responsabilidad cívica. Sólo necesitamos un empujón para lanzarnos a participar. ¡Usted tiene la palabra!

19 October 2010

Problemas en Huehue

Doy las gracias a Luis Castellán por llamar mi atención sobre este caso, que parece se ha reactivado.

Vecinos retienen a policías y oficiales de juzgado en Huehuetenango
En PrensaLibre.com

17 October 2010

Violencia en Jocotán

por Víctor Manuel Ramos
Prensa Libre, 17 octubre 2010

La realidad social que vive nuestro país, cada día se agudiza más. Signos de ingobernabilidad aparecen por doquier. No sería raro que emergiera un estallido social en cualquier momento y en cualquier punto del país, de imprevisibles consecuencias para todos, como acabamos de presenciar en Jocotán, Chiquimula, un enclave del pueblo ch’orti’, largamente excluido de políticas públicas que garanticen su desarrollo integral. Las campañas electoreras impulsadas por los políticos y sus partidos, al margen de la ley, alimentadas con dineros malhabidos y sin ningún control, ya arrancó, complicando peligrosamente el ambiente social. No es de extrañar que detrás de “los trágicos acontecimientos en la Villa de Jocotán” esté la maniobra de políticos marrulleros y sin ningún escrúpulo hasta responsabilizar a la Iglesia, o la incapacidad de las autoridades para atender las legítimas demandas de esa población.

Así lo ha denunciado la Diócesis de Zacapa, en un comunicado hecho público el pasado viernes: Lamentamos y repudiamos los hechos violentos que han causado la pérdida de vidas humanas y la destrucción de bienes públicos y documentos importantes para la población. Rechazamos todos los señalamientos que se han hecho en contra de la Iglesia queriendo responsabilizar de los hechos al padre Juan María Boxus, párroco de Santiago Jocotán, quien en ningún momento tuvo conocimiento de la manifestación que iban a realizar los pobladores. La Iglesia católica en este país le sigue apostando al desarrollo integral de su gente, al igual que se ha comprometido en los procesos de paz y reconciliación. Es una de las instituciones que más ha estado presente en la vida del pueblo pobre y sencillo, indígena y campesino, como se demuestra en la región ch’orti’, según el pronunciamiento de esa diócesis: Recordamos a la población, que durante más de 50 años los sacerdotes y religiosas de la misión belga han estado presentes en los procesos de desarrollo de los pueblos ch’orti’, realizando múltiples proyectos de desarrollo como carreteras, construcción de escuelas y colegios, alfabetización, promoción de la mujer, agua potable, miniriegos, servicios de salud, etcétera, promoviendo la armonía y la paz en la región; cuando el Estado estaba ausente.

El obispo y presbiterio exhortan a los pobladores y a las autoridades a realizar un diálogo claro, sincero y respetuoso, a fin de resolver la problemática que ha dado origen a los hechos ocurridos recientemente; al mismo tiempo que reiteran su compromiso por los procesos de desarrollo que garantizan la vida, el cuidado de los recursos naturales, la justicia y los derechos de las personas y de los pueblos. Estos conatos de estallido social vienen a complicar aún más la vida de la gente, porque incrementan la violencia, la desconfianza y la inseguridad; y dada la fragilidad institucional y su pésimo funcionamiento, es caldo de cultivo para acrecentar el narcotráfico y abrirles paso a políticos oportunistas.

Hechos como estos se originan por la estrecha relación que se da entre delincuencia común, pobreza, crimen organizado, impunidad, corrupción y falta de una estrategia inteligente y eficaz de parte de las autoridades, desde el nivel local hasta el nacional para responder al clamor de la población.

13 October 2010

Monitoreo del GAM muestra aumento en linchamientos

por Grupo de Apoyo Mutuo - GAM

Informe sobre Derechos Humanos correspondiente al mes de Septiembre 2010‏

El reflejo de la desesperación de la población se contabiliza con la cantidad de personas que son linchadas mes a mes, y no únicamente linchadas heridas, sino que también se llega al punto de darles muerte. Septiembre se reporta como el mes más violento en lo que respecta a linchamientos, lo cual el GAM no duda que vaya en ascenso por el poco interés que las autoridades le dan a estos temas.

Claramente las estadísticas muestran el ascenso de estos actos arbitrarios, los cuales las autoridades gubernamentales no han podido controlar, contrario a esto, se ganan día a día la desconfianza de la población guatemalteca. Al realizar un comparativo con años anteriores, en el 2010 los linchamientos han ascendido en un 20% en comparación con el año pasado.

GRAFICA 6: Comparativo de linchamientos durante el semestre de los años 2008, 2009 y 2010

Fuente: GAM por monitoreo realizado en los distintos medios de comunicación escrita.

El total de personas linchadas durante el 2010 asciende a 172, distribuida en 142 linchados heridos y 30 muertos, siendo septiembre el más violento del año[3]. El 2009 reporto durante el mismo periodo 137, 109 linchados heridos y 28 linchados muertos.

CUADRO 10: Linchados al mes de septiembre 2010

Fuente: GAM por monitoreo realizado en los distintos medios de comunicación escrita

[3] El total sólo durante el mes de septiembre es de 36 víctimas, el siguiente mes más violento en este sentido es julio con 35 víctimas.

Pobladores queman comuna de Jocotán

por Edwin Paxtor
Prensa Libre (13 oct 10)

Unos 1,500 pobladores quemaron ayer el edificio de la municipalidad y el del Juzgado, en Jocotán, Chiquimula, e intentaron linchar al alcalde, Ramón Díaz, en protesta contra la explotación minera y proyectos hidroeléctricos.

Testigos informaron que personas procedentes de las aldeas Guaraquiche, Guareruche, Matasano y Las Flores, de ese municipio, efectuaron una marcha en la cabecera, pero ante la negativa de las autoridades ediles de recibirlas, se enardecieron y comenzaron a destruir el parque y le prendieron fuego al edificio de la comuna.

Varios trabajadores de oficinas cercanas a la municipalidad, como los de la Mancomunidad Copán Ch’orti quedaron encerrados, por temor a ser atacados por los manifestantes, quienes blandían machetes, palos y armas de fuego.

Según la información, el grupo aseguraba defender su territorio de la explotación minera y la instalación de hidroeléctricas. A eso de las 18.30 horas, la turba comenzó a quemar la comuna y mantenía como rehenes a varios empleados. Se indicó que antes había quemado una biblioteca infantil recién inaugurada, y un hotel cercano a la Municipalidad.

Interviene la Policía

Contingentes de la Policía Nacional Civil acudieron al referido municipio chiquimulteco, a fin de controlar a los manifestantes, pero estos la emprendieron contra los agentes y tuvieron que ser repelidos con gases lacrimógenos. Preliminarmente se informó que los campesinos Celestino Pérez, de 30 años, y Antonio Pérez, 47, resultaron heridos de bala en los enfrentamientos.

11 October 2010

Vecinos destrozan estación policial de Chichicastenango

POR JIMMY REN (Prensa Libre 11 oct 10)
El Quiché, Guatemala


Un policía y un supuesto delincuente vapuleados, y destrozos en la subestación policial de Chichicastenango, Quiché, es el resultado, ayer domingo, de una jornada de tensión protagonizada por vecinos para ajusticiar a unos asaltantes.

Cuatro sujetos abordaron un mototaxi para que los llevara del centro del municipio a una comunidad llamada Pachoj, a unos dos kilómetros del centro de la ciudad. Una vez llegaron intentaron asaltar al mototaxista, pero éste pudo alertar a la población. La turba sólo pudo atrapar a un individuo, mientras que los otros tres escaparon.

Los enardecidos vecinos vapulearon al sujeto pero la Policía Nacional Civil (PNC) intervino en ese momento, lo rescató y procuró ponerlo a salvo en el edificio de la municipalidad. La turba ingresó a la fuerza y aunque no pudo alcanzar al ladrón sí lo hizo contra un agente policial, a quien despojaron de sus pertenencias, incluída la pistola, y lo vapulearon.

A continuación, los inconformes llevaron al policía vapuleado hasta la subestación para entregarlo a cambio de que les entregaran al presunto asaltante; en la negociación el agente logró escapar, lo que caldeó más la furia de los vecinos. De esa manera destruyeron las ventanas, el equipo de cómputo, las patrullas y los archivos. A eso de las 22 horas llegó un contigente de policías de la cabecera departamental, pero la turba ya se había dispersado.

Tanto el policía como el supuesto asaltante fueron trasladados al hospital departamental para su curación.

07 October 2010

Difusión por imitación: ¿Cuál es el papel de los MCS? (Parte I)

Por Carlos A. Mendoza

En su época, la MINUGUA hizo un llamado a los Medios de Comunicación Social (MCS) para que los linchamientos no fueran interpretados como actos de “justicia popular”. Adicionalmente, planteó:

“Los medios de comunicación social tienen un papel protagónico en la respuesta de la sociedad guatemalteca frente a los linchamientos. Su papel es aún más importante ante la ausencia de políticas públicas sobre el tema y las carencias del Estado en materia de información pública y comunicación. […] El fenómeno de los linchamientos ha merecido últimamente una mayor atención de los medios de comunicación. Entre los medios existen posiciones que demuestran preocupación por estos hechos violentos, sus causas y sus consecuencias. Sin embargo, el que todavía existan opiniones que toleran, avalan implícitamente e incluso justifican los linchamientos, no contribuye a fortalecer en la ciudadanía los valores de respeto por la vida, la ley y las instituciones. […] Lamentablemente, en muchos casos, son abordados más desde una perspectiva de noticia informativa que deshumanizan a las víctimas y no efectúan análisis sobre las causas y posibles soluciones.” MINUGUA (2000). Linchamientos: Un Flagelo Contra la Dignidad Humana, párrafos 33-35.

Dos años más tarde, la MINUGUA recordó a los MCS sobre asuntos de ética periodística aún más básicos:

“Se requiere que los medios de comunicación realicen una transición, evolucionando hacia un tratamiento objetivo de la información, y que se refuercen las medidas para una transmisión fiel de la noticia, lo cual requiere necesariamente la ratificación de las fuentes de información. La verificación de todos los linchamientos e intentos de linchamientos informados por los medios escritos durante el año 2001 reveló que un porcentaje cercano al 50% no se habían producido en los términos publicados. Las características de estos casos serían: la falta de concordancia entre el texto publicado y el parte policial, aún cuando éste se cita como fuente; la tendencia a incrementar el número de personas presentes y sobre todo la gravedad de los hechos, incurriendo en falsedad; y titulares que van más allá de los sucesos relatados con un enfoque sensacionalista que no se ajusta a la realidad.” MINUGUA (2002). Linchamientos: Un Flagelo que Persiste, párrafo 48.

Personalmente, sí me preocupa la falta de consistencia en la presentación de las noticias porque, desde que se fue MINUGUA, la mayoría de organizaciones no gubernamentales basan su monitoreo del fenómeno en lo que publican los MCS y no en las fuentes oficiales, que también tienen serios problemas de inconsistencia entre ellas (por ejemplo, INE vrs. PNC, como he mostrado en el tema de los homicidios). Sin buenos datos es difícil entender el problema. Me preocupa menos la crítica de MINUGUA hacia los MCS que no adoptaron “su explicación” o no han sido “políticamente correctos”. Me parece que los MCS responden a lo que sus lectores, televidentes o radioescuchas piden. Hay un círculo vicioso que es difícil de cortar, entre oferta y demanda.

Lo que me preocupa más de los MCS es el papel que juegan por el simple hecho de hacer pública una idea, en este caso, un amplio repertorio de métodos para castigar a los supuestos delincuentes. Mi punto es que hay cierta difusión por imitación. Lo cual, como me pide el colega Daniel Núñez, debe ser explicado con detalle. Eso intentaré hacerlo en los próximo POSTs.

Por el momento, los invito a leer el documento que escribí en inglés, explorando la difusión geográfica de la violencia colectiva. Seguí un modelo aplicado en los EE.UU. para entender la difusión de las revueltas raciales (riots). En el mismo se toman en consideración tres aspectos importantes: la distancia espacial entre un lugar (antecesor) y otro (imitador), el tiempo transcurrido entre un evento y otro, y la severidad de eventos pasados. Bajarlo aquí: Structural causes and diffusion processes of collective violence: Understanding lynch mobs in post-conflict Guatemala (presentado en LASA 2006).

En mi ensayo publicado en 2007, lo resumí así:

“Finalmente, es fundamental explorar cómo, y qué tanto, la severidad de los linchamientos (por ejemplo, el número de víctimas fatales en un mismo episodio de violencia colectiva), la distancia en el tiempo, su efectividad en el control de la delincuencia, y la distancia geográfica entre el lugar donde ocurren y otros lugares con potencial a imitar dicha conducta, podrían afectar el riesgo de que el fenómeno se repita en estos últimos lugares en el futuro. Podría utilizarse algunos modelos de difusión aplicados en los Estados Unidos para entender el contagio de las revueltas callejeras ocurridas en los años sesentas.[56] Ello brindará evidencia empírica sobre la relación que hay entre linchamientos ocurridos en diversos lugares y momentos. La hipótesis a evaluar es que los linchamientos no son eventos independientes, y que las aldeas o poblados donde han ocurrido no sólo tienen una diferente propensión intrínseca hacia la violencia colectiva sino que también tienen diversos niveles de respuesta y resistencia a la difusión de eventos previos.[57] Sobre estas causas de la difusión de los linchamientos, se ha acusado repetidamente a los medios de comunicación, pero valdría la pena explorar la hipótesis de la efectividad de los linchamientos como medida extraordinaria para detener el crimen y la delincuencia en las comunidades. Entre la población de los lugares donde ha habido linchamientos, parece existir cierta percepción sobre los resultados positivos del castigo violento y público para disuadir a potenciales criminales.[58] Esta percepción podría estimular a otras comunidades a seguir el ejemplo. Habría que evaluar si dicha percepción corresponde con la realidad.” Ausencia del Estado y Violencia Colectiva en Tierras Mayas, Una aproximación cuantitativa al fenómeno de los linchamientos en Guatemala (1996-2002), p. 22. Énfasis añadido ahora.

-----

[56] Myers (2000).

[57] De acuerdo con un análisis preliminar (event history analysis) realizado con datos del año 1996, la difusión también es importante para explicar el patrón de los linchamientos en Guatemala: los efectos de contagio respecto a previos episodios de violencia colectiva son mitigados por la distancia geográfica (heterogeneidad espacial) y dependen de la severidad del episodio mismo. La hipótesis sobre el efecto del tiempo transcurrido entre un evento y otro (heterogeneidad temporal) no pudo ser confirmada. Es decir que la cercanía (o lejanía) en el tiempo no explica la ocurrencia (o no) de nuevos linchamientos, según los datos analizados. Estos resultados fueron brevemente presentados en Mendoza (2006).

[58] Gutiérrez y Kobrak (2001).

06 October 2010

Jugando con Fuego: Linchamientos en la TV abierta

Por Carlos A. Mendoza

Un colega me avisó de la transmisión, por televisión abierta, de un reciente episodio de linchamiento ocurrido en Patulul, Suchitepéquez. Me advirtió que era muy crudo. Lo he visto por YouTube. Las víctimas son cuatro hombres jóvenes, acusados de asaltar a miembros de la comunidad. En el video se observa cómo los lugareños les golpean y prenden en llamas…

El video tomado de la TV guatemalteca, subido al Internet por un televidente, ya casi llega a las 500 visitas. En la sección de comentarios se encuentra la misma tónica que en las redes sociales cuando los medios electrónicos reportan algún caso. La mayoría de los internautas aprueban el acto de violencia colectiva y lo justifican.

Personalmente, intento entender el fenómeno para poder detenerlo. Para ello, trato de no implicarme emocionalmente en el problema y evito entrar en el campo de la ética que sólo me llevaría a condenar los hechos y a buscar culpables. Lo que busco son causas.

Sin embargo, los medios de comunicación deben tener claro que posiblemente hay en los linchamientos un efecto de difusión por imitación, por lo que la transmisión de esos episodios puede facilitar el que “la idea de linchar” se adopte en otras comunidades. Esto es muy peligroso y, por eso –sin caer en la autocensura innecesaria, los medios de comunicación deben pensar bien cómo presentarán la noticia.


-----
El caso de Patulul se reportó brevemente en elPeriódico del 2 oct 2010.

"Otro hecho similar se suscitó en Patulul, Suchitepéquez, cuando una persona de sexo masculino, sindicado por los pobladores de pertenecer a una banda delincuencial que se dedicaba a extorsionar, fue quemada. Un oficial de la Comisaría 34 indicó que los agentes policiales no pudieron llegar al lugar porque los vecinos bloquearon las entradas, impidiéndoles la entrada."

04 October 2010

02 October 2010

Turba quema vivos a secuestradores

POR CÉSAR PÉREZ Y FERNANDO MAGZUL
Prensa Libre (02 oct 10)

Los disturbios comenzaron el jueves por la noche, cuando los plagiarios escapaban del pueblo, pero un derrumbe en la aldea Las Mejoranas —ruta de San José Poaquil a Santa Apolonia— impidió que estos lo lograran. Un grupo de pobladores intentó ayudar a los ocupantes del automóvil, pero descubrieron que llevaban secuestrada a la menor, por lo que retuvieron a dos, mientras el otro logró escapar. Luego los ajusticiaron en el parque central de San José Poaquil.

No fue sino hasta ayer cuando otro grupo encontró al tercer individuo en Santa Apolonia, por lo que fue capturado y obligado a confesar su participación en el hecho. Después lo quemaron vivo.

Juan Alfredo Ramos, auxiliar de la Procuraduría de los Derechos Humanos, comentó que a pesar de la intervención de las autoridades, los pobladores hicieron justicia por su mano. Agregó que es probable que se haya tratado de pandilleros de la zona 18 o de Villa Canales, y que tenían entre 18 y 20 años.

El gobernador departamental, Éric De León, dijo que la persona que fue linchada ayer portaba armas de fuego. Agregó que los restos de los hombres quemados el jueves no fueron localizados, y que posiblemente los comunitarios los lanzaron a un río cercano a Santa Apolonia. Líderes del lugar advirtieron que no permitirán que se continúen registrando hechos de violencia en su comunidad.

01 October 2010

Chimaltenango: linchan a presuntos plagiarios

Confirman linchamientos de cinco personas en Chimaltenango
Emisoras Unidas, Viernes, 1 Octubre, 2010 - 11:32

Cinco personas fueron linchadas en San José Poaquil y en Santa Apolonia en juridicción de Chimaltenango.

Aparentemente un grupo de desconocidos plagió a una menor, pero al verse descubiertos abandonaron a la víctima y se dieron a la fuga. Los pobladores los capturaron. A dos de ellos les prendieron fuego y a otros tres los ahorcaron.

Las autoridades de la Municipalidad de Santa Apolonia dicen que los agentes de la Policía Nacional Civil no pudieron actuar porque “era muy complicado ya que se trataba de una turba de alrededor de 2 mil personas”. Cuando los bomberos ingresaron localizaron los cuerpos ya calcinados. Se presume que son originarios de Villa Nueva, pero aún no los identifican.

-----

Pobladores linchan a tres supuestos secuestradores
En Prensa Libre con información de ACAN-EFE

Tres hombres de unos 18 años cada uno fueron linchados entre la noche del jueves y la madrugada del viernes por una turba de los municipios de San José Poaquil y Santa Apolonia, Chimaltenango, supuestos responsables del secuestro de una niña.

La Policía Nacional Civil (PNC) confirmó esta tarde los tres decesos luego que tomara el control de los municipios. La acción policial se había demorado debido a el camino para ambos municipios estaba obstruído por derrumbes y la población no permitía que los escombros fueran removidos por maquinaria, así que la fuerza pública entró a pie.

Dos cadáveres yacían en la aldea Las Mejoranas, en Santa Apolonía, mientras que el tercero estaba tendido en el parque de San José Poaquil, a unos ocho kilómetros de distancia. A los tres se les sindica el secuestro, anoche, de una niña de 13 años que horas después fue liberada. Dos maleantes fueron capturados y linchados anoche, y el tercero cayó durante la madrugada, cuando varias turbas lo rastreaban.

28 September 2010

Otros Casos del Pasado, Siglo XIX

por Carlos A. Mendoza

David McCreery nos advierte en su ensayo titulado “State Power, Indigenous Communities, and Land in Nineteenth-Century Guatemala, 1820-1920,” que  hay mucha ignorancia sobre la historia rural de Guatemala y nos cuenta que en la segunda mitad del siglo XIX hubo pocos episodios de violencia tumultuaria en contra de las medidas estatales para redistribución de la tierra (para impulsar el cultivo del café) pues, contrario a lo que todos creen, los Liberales no abolieron o prohibieron la propiedad comunal de la tierra (la Ley Agraria de 1894 repetía las garantías de las de 1820 y 1830).

Con información procedente del Archivo General de Centro América –AGCA, McCreery (p. 109) nos provee de evidencia sobre una reducción, a partir de 1870, en los episodios de violencia catalogada como “rebeliones” o “tumultos”. Explica que antes de esa fecha los funcionarios encargados de medir las tierras ponían en riesgo sus vidas, por lo que pedían una escolta de soldados para ir a hacer su trabajo. Sin ese apoyo, en varias ocasiones, tuvieron que escapar de turbas que no estaban de acuerdo con los resultados. Es decir, si las medidas no llenaban las expectativas o demandas locales, los funcionarios podían ser capturados arbitrariamente (secuestrados) por las autoridades municipales, ser amarrados e, incluso, asesinados por turbas enojadas. Hacia 1890 se nota un cambio, cuando las comunidades agraviadas, en lugar de hacer justicia por sus propias manos, llevaban peticiones a tata presidente o a las cortes.

-----

Ver como documentos históricos de respaldo: AGCA, MG 1859, leg. 28578, exp. 133; 1865, leg. 28598, exp. 52).

El ensayo de McCreery forma parte del libro editado por Carol A. Smith (1990). Guatemalan Indians and the State: 1540 to 1988.

22 September 2010

Linchamientos en Guatemala, 1996-2002

por Carlos A. Mendoza

Análisis reciente y actualizado en BLOG http://linchamientos.blogspot.com/

Tablas básicas [PDF]
Datos por departamento
Casos, casos fatales, muertes, heridos e ilesos
Datos por año
Casos, casos fatales, muertes, heridos e ilesos
Datos por departamento y por año
Casos
Casos fatales
Muertes

Datos por municipio, en cada departamento:

Casos, casos fatales, muertes, heridos e ilesos

 

culturadepaz1

Ensayos en Mendoza, C. y Edelberto Torres-Rivas (2003), Linchamientos: ¿Barbarie o Justicia Popular? Guatemala: FLACSO/CULTURA DE PAZ DE UNESCO.

Godoy, Angelina. Lynchings and the Democratization of Terror in Postwar Guatemala: Implications for Human Rights.

Gutiérrez, Marta. Los mecanismos del poder en la violencia colectiva: Los linchamientos en Huehuetenango.

López, Julián. Abordando los linchamientos en Guatemala: Del Autismo Capacitador a Consensos Negociados.

Mendoza, Carlos. Violencia colectiva en Guatemala: una aproximación teórica al problema de los linchamientos.
Corrección de Cuadro 1: Número de Casos 1996-2001.

Torres-Rivas, Edelberto. Introducción.

Vilas, Carlos. (In)Justicia por Mano Propia: Linchamientos en el México Contemporáneo.

 

Otros documentos de consulta:


Dina Fernández, “Lynchings in Guatemala: A New Look,” ReVista: Harvard Review of Latin America, Winter 2004.

Daniel Rothenberg, “Los linchamientos - The meaning of mob action in the wake of state terror in Guatemala,” Native Americas, Vol. XV, No. 1, 1998.

María Cristina Fernández, “Lynchings in Guatemala: Legacy of War and Impunity,” Fellows' Papers (2003-04). The Weatherhead Center for International Affairs, Harvard University.

Data:

Data: MINUGUA 1996-2002 View [MS-Excel]
Data: MINUGUA 2003 View [MS-Excel]

MINUGUA (Diciembre 2000). Los linchamientos: un flagelo contra la dignidad humana.
MINUGUA (Julio 2002). Los linchamientos: un flagelo que persiste.

Quantitative papers:

Mendoza, Carlos. Structural causes and diffusion processes of collective violence: Understanding lynch mobs in post-conflict Guatemala. Prepared for delivery at the 2006 Meeting of the Latin American Studies Association. San Juan, Puerto Rico, March 15-18, 2006.

Mendoza, Carlos. Collective Violence in Post-Conflict Guatemala: Understanding Lynching Mobs. Prepared for delivery at the 2004 Meeting of the Latin American Studies Association. Las Vegas, Nevada, October 7-9, 2004.

Violencia durante el conflicto armado interno en Guatemala

P. Ball, P. Kobrak, and H. Spirer, State Violence in Guatemala 1960-1996: A Quantitative Reflection.

Violencia en la Guatemala contemporánea


CIEN, Magnitud y Costos de la Violencia en Guatemala.
PNUD, Informe estadístico de la violencia en Guatemala.
PNC & INE, Cifras de Violencia Homicida.

Linchamientos y violencia colectiva en los Estados Unidos

E. Beck, and S. Tolnay. The Killing Fields of the Deep South: The Market of Cotton and the Lynching of Blacks, 1882-1930.
J. Clarke. Without Fear or Shame: Lynching, Capital Punishment and the Subculture of Violence in the American South.
J. Corzine, J. Creech, and L. Corzine. Black Concentration and Lynchings in the South: Testing Blalock’s Power-Threat Hypothesis.
J. Inverarity. Populism and Lynching in Louisiana, 1889-1896: A Test of Erikson’s Theory of the Relationship between Boundary Crises and Repressive Justice.
D. Myers. The Diffussion of Collective Violence: Infectiousness, Susceptibility, and Mass Media Networks.
S. Olzak. The Political Context of Competition: Lynching and Urban Racial Violence, 1882-1914.
S. Tolnay, E. Beck, and J. Massey. Black Lynchings: The Power Threat Hypothesis Revisited.
Y. Williams. Permission to Hate: Delaware, Lynching, and the Culture of Violence in America.

Updated 22 sep. 10

20 September 2010

Linchan a presunto secuestrador

Presunto delincuente es linchado en San Andrés Semetabaj, Sololá
Emisoras Unidas

Pobladores de San Andrés Semetabaj vapulearon y prendieron en llamas a un presunto secuestrador que aseguran fue sorprendido cuando intentaba plagiar a un menor. Según los inconformes, el acusado, que no fue identificado, se trasladaba en una motocicleta y al momento de ser encontrado llevaba puesto un gorro pasamontañas.

Asimismo, los lugareños expresaron su repudio a esos hechos que se han vuelto muy comunes en el lugar. Para evitar que la Policía Nacional Civil (PNC) llegara a rescatar al presunto delincuente, los vecinos de esa localidad derribaron árboles sobre las carreteras que conducen hacia San Andrés Semetabaj.

Reacciones en Facebook (fans de Emisoras Unidas):

01. Bienvenido a Guatemala! La justicia por tu propia mano o no la hay!

02. secundo la mocion de Edgar!
solo asi aprenden!

03. Dios mio, pobre pero la verdad las personas ya estan cansadas de tanto abuso!!! toman la ley por su propia mano!!!

04. Este es el reflejo de una sociedad cansada de la injusticia! Si lo agarraron con las manos en la masa q bueno q le dieron chicharrón!

05. hijo de puta !! ojala asi fuera siempre pero no
no se atreben a darle a un mal parido q esta robando

06. presunto, presunto, presunto..... todo es presunto.... QPD el presunto delincuente...

07. Solola, Toto, Quichè y Huehue, son los unicos Deptos que linchan a los delincuentes, Guatemala cuando sera el dia que te veamos en PAZ !

08. q maten a todos eso hijos d p...

09. Hay hijo d puta, wueno stuvo

10. Lastimosamente las leyes mal aplicadas en mi pais obliga a esto, arbol que nace torcido, diente por diente. Tristeza.........

11. eso es muy peligroso ! podrian confundir a otra persona. !!! maldito gobierno !!!

12. solo asi se acaba el mozote humano, ya estuvo suave de estar consintiendo delincuentes, ke son amparados por sociologos y "gente de los derrechos humanos " y se les olvida que la ciudadania desea vivir en paz. No se trata de matar a cualquiera, pero si de acabar con los que ya nos pusieron de rodillas, adelante Guatemala honrrada ...!! en lo personal me dejaron invalido los que me secuestraron y ahora ni los derechos humanos vela por mi) y todo por confiar en la "famosa autoridad...."

13. En san juan sacatepequez municipio del depto. De guatemala también linchan a los delincuentes

14. lo malo es que no les da miedo morir ! y siguen en lo mismo los que quedan. que son miles solo mareros hay mas de 100 mil !!!

15. Toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Imaginense que confundieran a su hijo/a o padre/madre en estos departamentos y los lincharan.... ahí no opinarian lo mismo, o incluso a uds. por estar en el momento y lugar equiv ...ocado los pueden confundir. ¡No podemos alegrarnos por los linchamientos!

16. Asi es la unica forma de aplicar justicia por propia mano ya que este gobierno mediocre no hace nada asi para limpiarlo de la gente delincuente que tanto dejan vivir y para que siguen iguales y no llegan a recapacitar siguen su misma vida de delincuentes ladrones nacieron moriran asi al igual que los mareritos y los que llegan a recapacitarse son muy pocos que siguen una vida quiza feliz ellos pero su negocio no es asi.

17. jajaja que bueno que lo mataron solo asi se eliminara tanta escoria que lo unico que hace en este país es estorbo ojala mataran a tanto marero que extorsiona a tanta gente inocente que trabaja dìa con dìa y de sol a sol....

18. EL PUELBLO ES EL QUE TIENE PODER EN LA MANO, NO LOS GOBIERNOS, NI EL PODER JUDICLAL, SI ELLOS PUEDEN JUSGAR A ALGUIEN QUE ES CULPABLE, PORQUE EL PUEBLO NO LO PUEDE HACER, PUES POR EL PUEBLO GUETMALTECO ESTAN...

19. Mi familia y el resto de gente q como yo nos levantamos temprano para ir a trabajar merecemos vivir en PAZ y en Guate viviremor en PAZ solo si hacemos justicia x nuestra cuenta asi q a joder malditos ladrones!!!
GUATE AMALA Y VIVE EN PAZ Y ARMONIA.

20. Y el gordo de los derechos humanos saldra a defenderlo y a arrestar a los que cansados con tanta violencia, extorsion y miedo realizaron la JUSTICIA que el gobierno tanto les niega.

21. En acuerdo, ese q solo defiende a quien le interesa y esta d acuerdo donde exista Q. O $ de x medio

14 September 2010

Buscan opinión para detener linchamientos

El diario Prensa Libre ha abierto un espacio en su sitio de Internet, tipo foro, para recopilar respuestas de sus lectores a esta pregunta:

¿Cuáles son las medidas que sugeriría para detener el delito de los linchamientos en Guatemala?

Esta se una de las primeras: "Deberian bajarle el precio a la gasolina, pa que salga mas barato quemar a los mareros delincuentes".

La verdad, después de ver los comentarios que aparecen en las redes sociales y secciones de comentarios, no creo que vayan a lograr encontrar alguna idea para detener o prevenir los linchamientos. La gente los utiliza para expresarse en contra de la situación de inseguridad y terminan por apoyar la violencia colectiva y pública en contra de los supuestos delincuentes.

-----

En mis BLOGs suelo celebrar cuando se alcanza un número importante de POSTs, pero en este no lo puedo hacer, porque hemos llegado a los 400 por la cantidad de linchamientos ocurridos en Guatemala y otros países latinoamericanos en los últimos años. CM.

13 September 2010

GAM: asesinatos descienden pero aumentan linchamientos

Noticia aparecida en Emisoras Unidas

Los asesinatos se redujeron en un 21 por ciento en Guatemala en los primeros 8 meses de 2010 en relación al mismo periodo de 2009, indicó hoy la organización humanitaria no gubernamental Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), sin embargo informó sobre el aumento del número de linchamientos.

Más AQUÍ

Agradezco a Luis Castellán por llamar mi atención sobre esta nota. CM.

Linchamiento es un flagelo que no para

por Sandra Valdez
Prensa Libre (13 sep 10)

Hace 13 días, un joven de 17 años murió por el ataque de una turba que lo detuvo cuando intentaba escapar después de que presuntamente había matado a balazos a un expendedor de propano, en la zona 3 capitalina. Este es uno de los 28 muertos por linchamiento en este año, lo que demuestra que ese flagelo no se detiene.

Un informe de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) especifica que en este año, hasta agosto, se habían dado 89 casos, donde la turba intentó tomar justicia por propia mano. Esos hechos han dejado 28 muertos y 109 heridos.

En el 2009, la PDH registró 171 casos, que sumaron 43 víctimas mortales y 128 vapuleados, y en el 2008, 131 casos, con 18 muertos y 113 heridos.

El mismo informe detalla que en el presente año es en el que más casos mensuales se han dado, un promedio de 11.13; en cambio, en el 2009 hubo un promedio de 8.92, y en el 2008, 5.08.

El documento destaca que en el área metropolitana es donde más intentos de linchamientos —11— se registran.

Auxiliares de la PDH consultados señalaron que preocupa que ese tipo de violencia no termine, pese a los intentos de convencer a las personas de que confíen en la justicia y se respeten las leyes.

“Quienes participan en un linchamientos también violan la ley”, expresaron.

Linchamiento o justicia maya

En ocasiones, el linchamiento es confundido con la justicia y el derecho maya, por lo que la Defensoría y Procuraduría del Pueblo Maya (Depromaya) entregó el año pasado a la Corte Suprema de Justicia una propuesta para fortalecer el sistema de justicia indígena en el país y promover una cultura contra los linchamientos.

“Como Defensoría, nos preocupan los linchamientos y que nos echen la culpa las organizaciones sociales. Esto no es así. No sabemos de dónde vienen las ideologías que los causan”, expresó Miguel Raymundo, representante de Depromaya.

Se incrementan cada año

De ese tipo de violencia no se salvan ni los representantes del Estado. El 23 de agosto último, agentes del Ministerio Público y de la División de Protección a la Naturaleza efectuaron tres allanamientos en fábricas de licor clandestino en el caserío Rosalba, Chiantla, Huehuetenango.

Después de reunir evidencias, fue detenido Juan Alva Cano, dueño de una de las fábricas; cuando retornaban a la cabecera departamental, unos 350 pobladores bloquearon la carretera con piedras y palos, y la mayoría tenía armas de fuego.

La turba golpeó a los agentes y fiscales, e incluso llevó gasolina para quemarlos, pero se logró que los liberaran cuando se pagaron Q1 mil 500.

Diversos abogados consultados coincidieron en señalar que en esas situaciones, las autoridades deberían detener a las personas que dirigieron a la turba o a quienes participaron en el ataque, porque es flagrante violación de la ley y una acción contra representantes del Estado.

10 September 2010

Otro intento de linchamiento registrado en la historia

por Carlos A. Mendoza

En el contexto de la sublevación conservadora de León, Nicaragua (13 dic 1811), a favor de la monarquía española:

"El día 26 del mismo mes, gente de los barrios intentaron linchar al agiotista Mariano Murillo, pero las milicias y fray Benito Miguelena lo impidieron."

Fuente: Horacio Cabezas (2010). Independencia Centroamericana, Gestión y Ocaso del “Plan Pacífico”. Editorial Universitaria, USAC, p. 55.

08 September 2010

Reporte vía radio

Emisoras Unidas reporta linchamieto en Petén, contra un hombre acusado de violación sexual.

Delegado de la PDH dijo algo...

Los linchamientos -reflejo de una sociedad inconforme-

por Hugo Madrigal
La Hora (7 sep 10)

Los linchamientos vienen a formar parte del descontento sumado al terror de una sociedad que no encuentra eco ante la debilidad de las autoridades de resguardar el orden, que sólo se dedican a sacar estadísticas de los hechos violentos.

Es lamentable ver la actuación de un grupo de personas enardecidas que la emprenden contra uno o varios sujetos a los cuales agarran con las manos en plena acción de robo o que son señalados de delincuentes. Para luego hacer justicia por sus propias manos. Ahora los linchamientos ya se están llevando a cabo en la ciudad capital, hechos que antes ocurrían sólo en los departamentos de la República. Un hecho reciente fue el del joven de 16 años que fue azotado y luego quemado en la zona 3, El Incienso, al cual acusaban de haber asesinado a un comerciante. Las imágenes que pudimos ver a través de los medios de comunicación eran escalofriantes, al parecer los vecinos lograron capturarlo y lo llevaron cerca de donde estaba el comerciante abatido a tiros y le prendieron fuego. La constante lucha que vive el guatemalteco por sobrevivir ante el terror de poder sufrir la muerte de mano de delincuentes, hace que se den estos casos donde las personas enardecidas ante hechos evidentes, se toman la justicia por su propia mano y linchan a quienes ellos creen que son los culpables, algo que consideramos fuera de lo normal porque la justicia no se debe de aplicar de esa manera, por eso si existieran leyes justas que devolvieran la tranquilidad al ciudadano, no ocurrirían estos hechos lamentables; pero ante la debilidad de un gobierno como el actual de no poder controlar los cuadros delictivos, la gente inconforme ataca de esta manera inmisericorde provocando el asesinato de uno o varios sujetos y que viene a ser el reflejo de una sociedad intranquila que ya no soporta tanta delincuencia que ha dejado miles de hogares con un manto de luto. El actuar así, hace que el país esté considerado como uno de los más violentos en América Latina. Si se aplicaran las leyes justas ante hechos delictivos como son largas condenas que van a más de 35 años o en su caso la necesaria pena de muerte, esta última a extorsionadores, secuestradores y violadores de pequeños infantes, a estas alturas en Guatemala los ciudadanos ya andarían con tranquilidad en las calles y el país dejaría de ser considerado como uno de los más violentos. Somos de la idea que una sociedad sólo camina con una justicia clara donde se apliquen leyes fuertes y justas ante los hechos oscuros que enlutan diariamente el cielo azul de la patria y donde a diario, las personas padecen del terror que se ha engendrado ante tanta maldad que por robar un pequeño celular, los ladrones ejecutan a un ciudadano de cualquier ámbito social.

Las personas enardecidas por el terror de sufrir cualquier ataque y ante todo por tratar de que en este país se haga justicia, se la toman de la mano al no encontrar respuesta de las autoridades de Gobernación. Como decíamos anteriormente, se deben aplicar leyes sin usar "capuchas", no dejándose intimidar, ya sea por el crimen organizado, u otros. Es muy necesario en estos momentos que los linchamientos entre otros crímenes, están repercutiendo a cada momento y mantienen a la población en ascuas, lo que provoca que se tomen la justicia por sus manos y eso no correcto. Debemos exigir que las leyes se apliquen a quienes las merecen y paguen su castigo con la sociedad, porque si algo duele es ver a una mujer con sus hijos llorando el asesinato de su cónyuge por manos de asesinos que ahora hasta en jóvenes menores de edad se encuentra y que por cien quetzales le cortan la vida a un ser humano.

05 September 2010

Anhelo de justicia desborda pasiones

Editorial de Prensa Libre (5 sep 10)

Las escenas de violencia son reiteradas y nos recuerdan por qué este país está entre los más violentos del mundo. Esas posiciones se las disputa, a nivel latinoamericano, casi siempre con los mismos países: México, Honduras, El Salvador y Colombia, pero ese orden no tiene mayor importancia, porque está apenas determinado por la cantidad de homicidios y el porcentaje de habitantes, pero esos detalles son poco comprensibles para la gente, y en cambio sí le agobia la pesadilla cotidiana de no saber si va a salir con vida en un nuevo día.

Esa zozobra la compartimos todos los latinoamericanos, pero un rasgo que sí nos diferencia de muchas otras metrópolis es la creciente insatisfacción de la población con sus autoridades y, fundamentalmente, con el sistema de justicia, que no ha sido capaz de generar confianza y más bien ha permitido y tolerado una creciente expresión de violencia que viene de habitantes que imponen su propio modelo de castigo, y eso nos ha llevado a la ley del ojo por ojo.

Apenas el miércoles se produjo un nuevo y penoso episodio, cuando una multitud dio muerte, a golpe y fuego, a un presunto delincuente que fue sindicado de haber asesinado minutos antes a un comerciante de la zona 3 que se habría resistido a pagar una extorsión, lo que le costó la vida, pero de inmediato fue reivindicado por iracundos vecinos que ejecutaron su propia sentencia, llevados probablemente por el ansia de venganza, frustración y sed de justicia.

Ese episodio también llama la atención sobre otra creciente manifestación ciudadana, y es que al parecer, ante tan insufrible desborde de violencia y pillaje en las calles, sin que las autoridades parezcan tener el más mínimo asomo de control, muchos han optado por desafiar a los propios delincuentes, enfrentándolos, persiguiéndolos, denunciándolos y castigándolos, a veces hasta la muerte, en apasionadas expresiones de violencia, como también se pudo ver el martes, cuando pasajeros de un autobús que había sido asaltado obligaron al piloto a perseguir el vehículo de los sospechosos, hasta darle alcance e incendiarlo, para luego entregar a aquellos a la Policía.

Días antes, algo parecido le sucedió a un ladrón de aretes en la Plaza Mayor, donde hasta los esfuerzos del arzobispo metropolitano fueron infructuosos por rescatarlo de la enfurecida turba, que también ignoró la presencia de la Policía para vapulearlo.

Todos estos son episodios que también van en aumento y son muestra de un desasosiego ciudadano que lucha, a su manera, por garantizarse un mínimo de seguridad y castigar a los delincuentes que no tienen miramientos en matar a alguien, como le sucedió al guardia de la Empresa Municipal de Agua que perdió la vida por haber intentado asustar con su arma a unos desalmados secuestradores.

Tal vez quien mejor haya expresado el calvario ciudadano sea el cardenal Rodolfo Quezada Toruño, que en sus últimas homilías ha calificado al Gobierno de “inútil”, por su manifiesta incapacidad para combatir la inseguridad, que no solo lo ha desbordado sino que ha ridiculizado su eslogan de campaña electoral.

03 September 2010

Varios casos reportados en Emisoras Unidas

Dos niñas se salvan de ser linchadas en San José Chiquilajá, Quetzaltenango

El Comisario de la Policía Nacional Civil (PNC) Sergio García confirmó que dos niñas de 10 y 12 años estuvieron a punto de ser linchadas en la comunidad San José Chiquilajá, Quetzaltenango. Según García, las menores fueron rescatadas cuando dos grupos de habitantes las mantenían retenidas, de los cuales, uno quería vapulearlas y otro abogaba porque fueran entregadas a la PNC.

El relato policial da cuenta que ambas fueron sorprendidas cuando intentaban sustraer el dinero de las ofrendas de una iglesia de la localidad. Asimismo, el comisario aseguró que las niñas están en poder de la PNC y se encargarán de entregarlas a sus padres, pues consideran que por la edad, no incurrieron en ningún delito.

En un informe preliminar se había advertido que los pobladores de ese lugar mantenían retenidas a tres personas a quienes amenazaban con linchar.

-----

Hace unos minutos reportaron otro caso por la radio.

01 September 2010

Antecedentes históricos de los linchamientos

Por Carlos A. Mendoza

Hoy me puse a actualizar este BLOG, pero no debido a los episodios recientes sino porque he encontrado más evidencia histórica de linchamientos en el pasado. Hay linchamientos, o intentos, que preceden al conflicto armado interno ocurrido entre 1960-96, al cual la mayoría de analistas atribuyen gran poder explicativo (causalidad) sobre el fenómeno.

En el Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala se registran algunos levantamientos indígenas importantes y en ellos se ejerció violencia colectiva contra los Otros, considerados como el enemigo. Esto sirve para ilustrar que este tipo de violencia y castigos públicos no son algo nuevo o reciente en Guatemala.

Sublevación de los zendales: Agosto 1712 en Alcaldía Mayor de Chiapas, para acabar con el sistema político colonial. Considerado como un movimiento político y religioso. “Soldados de la Virgen” contra Obispo por abusos en cobro de tributo y por exigir contribuciones exageradas. También contra abusos del Alcalde Mayor. Asesinaron a frailes y ladinos. Azotaron a mujeres ladinas.

Sublevación de Sta. Ma. Chiquimula (Totonicapán): Julio 1802, en reacción a nuevo padrón de tributarios que pensaron sería para nuevos repartimientos. Trataron de ahorcar a Diego Chixoy (alcalde o gobernador indígena, originario de Chichicastenango), por abuso de autoridad y por robar dinero de la caja de la comunidad (fue acusado por los principales). Literalmente, lo salvó la campana de la Iglesia y un principal, luego se pidió su destierro perpetuo. La Audiencia lo absolvió, pero después fue asesinado violentamente.

Sublevación de Totonicapán: Julio 1820 por el cobro del tributo suprimido por la Constitución de Cádiz (1812) pero re-establecido por Fernando VII, lo cual ya había generado tumultos en varios pueblos. En 1820 se puso de nuevo en vigencia dicha Constitución pero la Audiencia mantuvo el tributo. Principales o Justicias se negaron a recaudar el impuesto. Alcalde Manuel José Lara temía que lo lincharan por acusaciones de ladrón, pues éste exigía pago del impuesto. Azotes o la horca esperaba a quienes no devolvieran tributo cobrado. Tropa fue atacada con piedras pero lograron tomar el pueblo.

Sublevación de San Juan Ostuncalco (Quetzaltenango): Marzo 1837 por sistema de juicios por jurado (misma causa de motín ladino en Mita, tres meses más tarde). Trataron de linchar al Juez y al Fiscal.

Sublevación de San Juan Ixcoy (Huehuetenango): Julio 1898, por continuación del sistema de habilitación y por invasión de tierras indígenas por parte de ladinos. Indígenas incendiaron el edificio municipal y mataron a los habilitadores y a varios ladinos del lugar.

Fuente: Flavio Rojas Lima, Ed. Diccionario histórico biográfico de Guatemala. Asociación de amigos del Pais. Fundación para la Cultura y Desarrollo. Guatemala: 2004.

-----
Nota: en este BLOG se pueden encontrar más entradas o POSTs sobre los antecedentes históricos de diversos tipos de violencia colectiva o castigos públicos. Por ejemplo:

Repertorio de castigos públicos

Evidencia sobre castigos públicos

Antecedentes del castigo corporal

Casos del pasado
(Aquí ya mencionaba tres de estas sublevaciones indígenas y citaba la misma fuente)

Azotes oficialmente sancionados

Azotes religiosamente sancionados

Linchamientos por razones políticas

Contra-violencia política

Revancha política

Linchamiento en colonia capitalina evidencia percepción de inseguridad

por Mariela Castañon
La Hora (1 sep 10)

Un joven de 17 años fue linchado por una turba enardecida en la colonia El Incienso, zona 3, quien fue sindicado de asesinar a un comerciante del sector minutos antes.

El hecho se suscitó cuando un grupo de residentes, escuchó los disparos en la 6ª. calle y 3ª. avenida de la zona 3, quienes al observar muerto a Mynor Enrique Tejada Chen, de 36 años, su vecino, salieron de su vivienda y rodearon al supuesto homicida para vapulearlo.

El acusado intentó huir, junto a tres hombres que lo esperaban a escasas cuadras en dos motocicletas, sin embargo, éstos al notar la actitud de los residentes, abandonaron a su cómplice, quien murió linchado.

Tejada Chen trabajaba como mensajero y tenía un expendio de gas, familiares, indicaron que esta persona vivía anteriormente en la colonia Cuatro de Febrero, pero por amenazas, se trasladó a la zona 3, donde hoy perdió la vida.

Reacción violenta

Analistas y profesionales lamentan las prácticas de violencia que la población ha adoptado en las últimas semanas, principalmente en la capital, donde existe un alto índice de inseguridad.

Ana María de Klein, de Madres Angustiadas, opina que los ciudadanos están cansados del sistema fallido de seguridad y justicia, quienes reaccionan de forma violenta ante esto.

De Klein manifiesta su preocupación, pues afirma que estos hechos continuarán si el Gobierno no muestra voluntad para detener la inseguridad que aqueja a los guatemaltecos.

Juana Batzibal, directora de la unidad de Incidencia de Política de los Pueblos Indígenas, del Centro de Acción Legal en Derechos Humanos (Caldh), opina que estas prácticas de violencia muestran el actuar de una sociedad que está cansada de la impunidad y la falta de actuar de las instituciones.

Batziabal, afirma que los linchamientos son generalizados y no provienen precisamente de personas de origen indígena, donde se afirma erradamente que son ellos quienes castigan con "justicia maya", pues los últimos acontecimientos demuestran que es la población en general.

Delito

Por su parte, Donald González, portavoz de la Policía Nacional Civil (PNC), indica que los linchamientos son un delito y si la población incurre en una práctica de este tipo tendrá que enfrentar a la justicia.

El funcionario indica la necesidad de una denuncia ante las fuerzas de seguridad, quienes no pueden actuar si no existe sustento en las pesquisas.

El reflejo de la desesperación: "linchamientos"

Fuente: Informe sobre Derechos Humanos y conflictividad en Centroamérica 2009-2010. Elaborado por el Equipo Regional de Monitoreo y Análisis de Derechos Humanos en Centroamérica y financiado por la Federación Luterana Mundial en Centroamérica (pp. 30-31).

El concepto de “linchar” de acuerdo al diccionario de la real academia española significa, “ejecutar sin proceso y tumultuariamente a un sospechoso o a un reo”. Esta infracción a la ley por parte de diferentes pobladores es utilizada con mayor frecuencia a raíz de la desprotección y desesperación de las víctimas, aún dentro de recintos universitarios.[45]

La violencia "común" y redes de narcotráfico han generando en la región mayores niveles de inseguridad y desconfianza respecto de la capacidad de las autoridades, lo que constituye un factor detonante por el que la población hace justicia por su propia mano.

Ante la deficiencia de los Estados en el esclarecimiento de hechos delictivos, los pobladores deciden organizarse y no permitir que la delincuencia continúe victimizándolos, "linchando" al agresor como comúnmente es conocida esta práctica. Este tipo de violencia refleja la descomposición en la que se encuentra un país.

Este fenómeno ha ido propagándose y surtiendo efecto en todos los países de la región,en menor escala, identificándose en algunos países como Costa Rica como una práctica de pueblos indígenas. Contrario a lo anterior, en El Salvador no se reportan estos actos delictivos y en Nicaragua se producen pero aun no se cuenta con un registro de estos hechos. Guatemala es el país con mayor cantidad de personas linchadas hasta el punto de causarles la muerte. El total de linchamientos reportados en Guatemala del año 2008 al mes de marzo de 2010 ascienden a 357 personas heridas y 80 personas muertas.

El linchamiento en Guatemala es un indicador claro del conflicto social que vive este país, y poco apoco en los demás países de la región van surgiendo expresiones similares.

Caso en Guatemala:

El viernes 22 de enero 2010 dentro de la Universidad Rafael Landivar, una turba de estudiantes linchó a tres jóvenes que intentaron robarle el teléfono celular a una mujer. Los asaltantes fueron identificados como: Alexander Coronado de 21 años, Walter Tsuy de 16 y un niño de 11 años, estos últimos dijeron que era la primera vez que cometían un asalto.

El niño de 11 años fue el más afectado, resultó con traumas en el cráneo y el tórax, actualmente se encuentra en estado delicado a causa del severo golpe que recibió.

En el momento, los estudiantes negaron el acceso de los paramédicos al recinto. Los policías les dijeron a los estudiantes: "mucha denles verga 30 segundos" y después se dejaron venir todos. Posteriormente los policías intentaron separarlos recibiendo golpes, no pudieron hacer nada hasta que llegó la PNC.


-----
[45] Tal como ocurrió el viernes 22 de enero 2010. La información del caso se obtuvo a través de estudiantes de la URL y medios de comunicación escritos.

Linchan a presunto asesino en colonia El Incienso

En PrensaLibre.com
Con información de Agencia AFP

Unas doscientas personas lincharon a un hombre que minutos antes había dado muerte de varios disparos a un vecino de la colonia El Incienso, zona 3 [de la Ciudad de Guatemala].

Todo sucedió cuando Mynor Enrique Tejeda Chen, de 45 años, llevaba a sus dos hijos al colegio cuando el supuesto asesino le interceptó el paso y le disparó a quemarropa.

Al escuchar las detonaciones, los vecinos se organizaron y salieron de las viviendas para frustrar la huida del sujeto, a quien los bomberos no le calcularon más de 18 años de edad.

El desconocido intentó disparar pero su arma ya no tenía balas, lanzó el artefacto al techo de una casa e intentó correr. Los airados vecinos lo agarraron, vapulearon y prendieron fuego.

"El presunto asesino fue alcanzado por los vecinos, que los llevaron al lugar del crimen y lo vapulearon, luego le prendieron fuego para quemarlo vivo", relató un vocero de los Bomberos Voluntarios, Carlos Hernández.

El portavoz aseguró que la víctima de linchamiento es un joven "que por su apariencia tal vez tenga 18 años o menos", pero no ha sido identificado.

Los linchamientos se han vuelto comunes en Guatemala, especialmente en poblados indígenas, donde la gente toma justicia por mano propia debido a su desconfianza en la policía y el sistema judicial.

Datos de la Policía indican que el año pasado medio centenar de personas fueron linchadas en distintas regiones del país, aunque la mayoría en el oeste donde prevalece los pueblos indígenas mayas, que representan más del 40% de los 14 millones de habitantes.

Reportaje bastante gráfico en
Noticias24 de Venezuela.

31 August 2010

Víctimas de robo arremeten contra ladrones y calcinan vehículo

por Mariela Castañon
La Hora (31 ago 10)

Usuarios del transporte extraurbano intentaron quemar a tres delincuentes, que minutos antes los habrían despojado de sus pertenencias, en el kilómetro 20 de la ruta Interamericana.

El hecho se suscitó cuando un hombre que descendió del vehículo P-007 CHD Nissan, abordó una unidad de Transportes Quichelenses, para asaltar a los pasajeros. El sindicado tras cometer el delito pretendía huir en el automotor junto a dos hombres que lo esperaban. Los usuarios al observar al sindicado, descendieron del autobús y obligaron al piloto a que le interceptara el paso. La gente intentó incendiar el vehículo donde se transportaban los supuestos delincuentes.

Los acusados fueron identificados como José Antonio Pirir Ajcú, de 23 años; Félix Alexander García Mota, 29 y Wilfredo Omar de León, 25, quienes fueron rescatados de la turba y puestos a disposición de las autoridades, informó Pablo Castillo, vocero de la PNC.

Los usuarios y el piloto, al observar la presencia policial se dieron a la fuga, abandonando a los presuntos delincuentes. Los sindicados fueron trasladados al juzgado de turno para ser escuchados, al cierre de este vespertino aún no se dilucidaba su situación jurídica, pues no hubo denuncia ni señalamientos directos.

Justicia propia

En los últimos días, ante la inseguridad e impotencia, se han originado situaciones en que la población pretende tomar la justicia por sus manos. La semana pasada, un delincuente fue vapuleado en la Plaza de la Constitución, tras robar los aretes de una mujer que circulaba por ese sector, las fuerzas de seguridad nunca llegaron para controlar a la turba enardecida, el delincuente se dio a la fuga.

A pesar de que el Cardenal Rodolfo Quezada, intentó intervenir para evitar que la gente golpeara al sindicado, ésta hizo caso omiso. Un día después de estos hechos, vendedores y transeúntes prometieron arremeter en contra de los delincuentes, argumentando que están cansados de los hechos de violencia, que no han logrado ser controlados.

El Procurador de los Derechos Humanos (PDH), Sergio Morales, en reiteradas ocasiones manifiesta la importancia de dejar en manos de la justicia a los sindicados de un delito, pues nadie tiene derecho de arremeter contra nadie.


La misma noticia en PrensaLibre.com

26 August 2010

Disturbios en Cubulco, Baja Verapaz

Muerte atribuida a policías genera disturbios en Cubulco, Baja Verapaz

por CARLOS GRAVE 
Prensa Libre, Comunitario (25 ago 10)

El sábado recién pasado Wenseslao Teletor Taparia, hermano de Bacilio de los mismos apellidos, relató que ese día ambos regresaban a su casa de una fiesta, y dos policías les reclamaron que estaban haciendo mucha bulla y lo detuvieron a él, pero Bacilio se opuso y también fue capturado. Sin embargo, cuando los llevaban a la subestación fueron separados, minutos después llevaron a Bacilio ya vapuleado. Ambos compartieron esa noche la misma celda.

Al día siguieente los familiares de los detenidos pagaron una multa de Q300 y ambos salieron libres, pero Bacilio fue trasladado a un centro asistencial privado en donde según el diagnóstivo médico, tenía golpes internos muy severos, y el lunes en la madrugada falleció. Ante el desenlace, este miércoles los comunitarios se organizaron y decidieron detener a los responsables de la muerte de Bacilio. Al primer  policía que retuvieron fue a Baltazar Eduardo Cuxum y luego a Domingo Orlando Pérez Melchor, a ambos los amarraron con lazos en el atrio de la iglesia de la localidad, en tanto decidian el castigo.

Tras la aprehensión de los policías llegaron refuerzos de seguridad de otros departamentos y los rescataron, sin embargo, los comunitarios les lanzaron piedras, lo que hizo que los policías respondieran con bombas de gas lacrimógeno. Durante la trifulca se presentó un delegado de la Procuraduría de Derechos Humanos para mediar en la situación, aunque los policías ya habían sido rescatados. El gobernador Víctor García, también llegó al lugar e indicó que se iniciará una investigación de los hechos, y el próximo lunes se reunirán para decidir si la Policía continúa en el lugar.

Vapulean a hombre en la Plaza de la Constitución

Fotos de Prensa Libre, por Érick Ávila



25 August 2010

Una turba enardecida

Editorial La Hora

No cabe la menor duda del nivel de desesperación que tenemos los guatemaltecos por la persistente actitud de los delincuentes que no nos dejan en paz porque gozan de absoluta impunidad. Ayer, ese hartazgo se tradujo en un intento de linchamiento en plena Plaza Central de la ciudad, que culminó con una vapuleada espectacular a quien había robado unos aretes minutos antes y por poco se lleva por delante al mismo Cardenal Arzobispo Metropolitano que trató de calmar los ánimos y se topó con una violenta reacción de la turba.

Por supuesto que entendemos el cansancio de la población y lo compartimos, pero lo que no se puede es aceptar que terminemos convirtiéndonos también nosotros en delincuentes al querer tomar la justicia por propia mano. Si alguien atenta contra uno y la respuesta es mandar a matar a los agresores, la víctima se convierte exactamente en la misma bazofia, por más que pueda parecer justificada la reacción. Tenemos por fuerza que enmarcar nuestro reclamo de justicia en el marco de la ley para no degradarnos como individuos.

Y ante una turba enardecida no caben argumentos ni razones. Imaginemos lo que puede ocurrir si alguien pega un grito acusando a determinada persona de haber cometido un delito. Nadie se pondrá a recabar pruebas ni a verificar si la acusación es cierta, sino simplemente empezará la paliza en contra del sindicado. Lo mismo puede ocurrir con un simple problema de tráfico o situaciones inverosímiles que puedan provocar violentas reacciones, y literalmente no cabe derecho de defensa porque la turba no razona sino que simplemente actúa y se contagia peligrosamente de esa adrenalina que nubla la razón.

Ayer fueron los guardaespaldas de un político los que terminaron salvando a monseñor Quezada Toruño de la ira de una turba que lo vio como un defensor de delincuentes simplemente porque trató de evitar el desaguisado. Pero honestamente hablando, si dejamos que impere la ley de la selva, todos corremos riesgo porque nadie puede controlar las emociones de multitudes que actúan fuera de sí en busca de justicia.

Abundan los casos en los que la reacción violenta de la turba no guarda proporción con el delito del que sindican al agredido. Ayer fue por el robo de unos aretes que vapulearon en plena Plaza Central al supuesto ladrón sin que apareciera ningún elemento de la fuerza pública pese a que el lugar tiene que estar protegido por razones de elemental lógica. Mañana puede ser un accidente vial el que cause la explosión de la turba o una falsa acusación que le termine costando la vida a alguien inocente.

Reclamemos justicia, pero exigiendo la aplicación de la ley y no actuando de manera salvaje.